Más allá de la queja, Hay que aprender a ser un buen ciudadano

Cuántas veces nos hemos quejado de las instituciones, gobierno, alcaldías, gobernaciones… Cuántas veces hemos peloteado la responsabilidad de tener una ciudad hostil, desgreñada, sucia, inhumana… Cuántas veces hemos visto con celos -más los que hemos tenido la oportunidad de cruzar nuestras fronteras- lo ordenado, limpio, tranquilo y diverso de otras urbes, al tiempo que nos preguntamos por qué Caracas, o Venezuela en general no puede ser así ?…

Pero cuántas veces nos hemos detenido a pensar que tenemos una cuota de culpa en todos los males que nos aquejan. Cuándo nos vamos a detener a preguntar “¿por qué soy tan mal ciudadano”.

Siento, que el principal problema de la negación, está en la politización de todo -ojo allá cada quién con sus ideologías, yo trato de ser lo más tolerante posible, aunque todos los políticos de este país me dan náuseas- pareciera que la gente sale a votar para tener a quien culpar de las desgracia… Ciertamente las instituciones cojean, pero NOSOTROS tampoco somos unos angelitos de Dios.

Sin embargo, el punto aquí es que “somos malos ciudadanos”, nos cuesta sentir apego por lo nuestro, repudiamos lo nacional, nos da alergia nuestra cultura… Lo más criollo que nos respeta y queremos es la arepa, y porque es nuestro pan de cada día… El resto lo desechamos y despreciamos.

Y por ello es que tenemos instituciones, autoridades, y una sociedad llena de problemas, vacíos y algo mediocre.

Para que se dé cuenta de lo que digo basta mencionar algunos casos de la vida cotidiana del caraqueño (que es en la ciudad donde vivo).

Comencemos por el mal uso que damos -tanto peatones como conductores- a los semáforos y rayados. Aquí al conductor se le olvidó que el Amarillo es para detenerse y dar paso a los carros que vienen en otra dirección, como a los peatones para que puedan cruzar las calles… Es que lo más fácil y cómodo, es asumir que el Amarillo es “dale rápido que no viene carro”, será usted gallo para detenerse en el rayado a esperar que la luz cambie si no pasan carros, y si vienen mala suerte.

El peatón por su parte, cree que las rayas blancas que pintan en el piso son para que las calles se vean más bonitas, porque el negro del asfalto es sobrio… los semáforos a ver, qué es eso?? Si puedo cruzar la calle corriendito aprovechando que no viene carro… aunque lo máximo es pararte en medio de la vía, pegar una carrera con los carros pasando a toda mecha… wow la adrenalina al máximo acompañado de “estas asegura #$/@”…  Una nota verdad.

En este tópico no podemos olvidar a los nuevos dueños de las calles después de los camioneteros (estos panas son un excelente ejemplo de lo que no se debe hacer, se paran donde les da la gana –excepto en chacao porque los multan- , se le atraviesan a todo el mundo, atormentan a los usuarios con su música a todo volumen y en algunos casos los dejan diez mil cuadras más adelante porque los señores no escuchan cuando piden parada, entre otras cosas) los MOTORIZADOS, estos son las bestias salvajes del concreto… estos panas simplemente desconocen normas, señales y gente… no tiene que ver con nada, así es que mejor ni te le atravieses…

Pareciera que con la moto le ponen un chic en el cerebro que les dice contantemente “no creas en nadie”… tienes licencia para infringir, agredir, insultar, maltratar, y a los más sabrosones le dan licencia pa´robar.

De las calles nos movemos al subterráneo… el metro es otro caso, todos nos quejamos del mal servicio, retrasos, falta de aire acondicionados, que las escaleras mecánicas no funcionan, etc., etc., etc.

Pero cuándo nos hemos quejado, de aquel usuario que desconoce la existencia de unos aparatitos llamados audífonos, los cuales se colocan en los oídos para escuchar música sin perturbar a los demás… panita, agradezco que quieras compartir el último reguetón del momento, o la salsa más cabilla que descargaste… PERO!!! Quiero escuchar lo que se me venga en gana.

O de aquellos que se aplastan en los asientos, se hacen los dormidos y son incapaces de ceder su puesto a una mujer embaraza, a una  persona de la tercera edad o cualquier mujer trabajadora que use el metro como el más sutil gesto de caballerosidad… a caso era necesario colocar un vagón preferencial?, así de malos ciudadanos somos??…

El mal comportamiento, no solamente se nota en espacios públicos abiertos, casos más cerquitas los encontramos en los edificios, lamentablemente hay personas que no saben coexistir en un mismo espacio… y así es como tenemos al vecino sangrón que no da ni los buenos días, al que está pendiente de la vida ajena sólo para crear chisme, el de la música alta a toda y a cualquier día, el que raya los ascensores y paredes, el que ensucia sin control pensando que los conserjes son los cachifos de todos.. y pare de contar.

Así de malos ciudadanos podemos ser… sin embargo, hay esperanza, hay tiempo para reflexionar y entender que donde terminan nuestros derechos comienza el de los demás. Hay tiempo para construir el país que queremos con tan sólo comenzar a querer lo nuestro, a respetar a los demás a cuidar lo qu’e tenemos.

Yo estoy dispuesta a cambiar, y tú??

Acerca de Marly

Licenciada en comunicación social mención audiovisual, Master en diseño y especialista en Marketing Digital
Esta entrada fue publicada en MarlyOC. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Más allá de la queja, Hay que aprender a ser un buen ciudadano

  1. Pingback: Tweets that mention Más allá de la queja, Hay que aprender ser Buenos Ciudadanos | Mosuna's Blog -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s