Ese no es tu lugar

Un día despertaste en un lugar extraño, nunca has estado ahí, nunca pensaste estar ahí, todo es ajeno, el color de las paredes, la luz de la mañana, la vista que  tienes desde tu ventana, el aroma, los sabores. Todo es ajeno a ti, no es tu lugar, sin embargo ahora estas ahí, vives ahí. Todo es ajeno a ti, las personas que te saludan cada mañana, no son las mismas de ayer, ni las mismas que viste crecer, ni serán las mismas que educaste y por quien viviste cada día de tu vida. Todo es tan ajeno a ti, que ni siquiera podrás entender porque tu hogar ya no es tu hogar, y es mejor quedarte con la mirada perdida como si no entiendes nada, pero lo sientes, sientes con cada uno de tus huesos lo que pasa a tu alredor. Todo es ajeno, tan ajeno que duele, duele tanto como le duele aquel que está ahora a tu lado, ese que también fue dejado ahí. Todo es ajeno a ti, porque ni los cuidados de esos amables enfermeros podrán sustituir el cariño de ver llegar cada noche aquellos que nacieron de ti, y para quienes hoy ya no eres más una carga sino un día de visita.

Que duro es el pasar de los años, llevar la piel arrugada, los brazos cansados y el caminar lento…

Sin embargo, “el corazón de una madre es un abismo profundo en cuyo fondo siempre encontrarás perdón”, Henoré De Balzac

Acerca de Marly

Licenciada en comunicación social mención audiovisual, Master en diseño y especialista en Marketing Digital
Minientrada | Esta entrada fue publicada en MarlyOC. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s