Turista Mode On

Aventura sobre hielo

 

 

Que les puedo decir del Perito Moreno, es impactante, hipnótico, único, mágico, relajante, intimidante, enorme, bellísimo, y pare usted de contar, creo que los adjetivos calificativos existentes no me alcanzarán jamás.

Y usted dirá, ah no es la gran cosa es sólo una masa infinita de hielo, y puede que tenga razón, pero la paz que hay se siente, la energía que trasmite es tan maravillosamente increíble que puedes sacar mil fotos de un mismo bloque de hielo y sentirás que no fue suficiente, porque lo que viste puede que ya no existirá  más en un par de minutos producto de los desprendimientos espontáneos que ocurren, pues, es el único glaciar está en constante movimiento.

Pues resulta que, este Glaciar se mueve y varia su forma porque es su naturaleza, y no tiene nada que ver con el calentamiento global, el fin del mundo y la extinción de la humanidad. Pero, no quiere decir que algún momento –que no sabremos si estaremos vivos para vivirlo- se derrita, producto de los ciclos terrestres que han dado vida al maravilloso planeta que hoy tenemos.

La cosa es, que no debe ni dudar un segundo de vivir ésta aventura si se le presenta la oportunidad. Calafate es un lugar hermoso, y aunque hace frío casi todo el año, la gente es realmente divina, que me arrepiento de haber hecho un viaje tan corto.

En fin, yo fui a lo que fui y de eso la verdad que no me arrepiento – aunque haya dolido en el bolsillo- y eso fue caminar sobre el Perito Moreno, creo que eso me hizo el año tempranito –jajaja- que ni el día gris, ni las probabilidades de lluvia pudieron sabotear.

La travesía comenzó bien temprano, cuando a eso de las 5:00 am sonó la alarma que anunciaba el gran día, tomamos un desayuno jugoso, retiramos nuestras viandas – ah! En el parque no hay absolutamente nada donde puedas comprar alimentos, y las agencias que hacen el tour no incluyen en su cuantiosa suma el refrigerio- y nos fuimos a vivir uno de los momentos más memorables de mi existencia.

Ir desde el centro de El Calafate hasta el parque de los glaciares es un trayecto largo, que puedes invertir en dormir un poco y al despertar lo que te espera es de sueños. Ya ver de lejos el perito vale la pena, se pone mejor cuando tomas el barquito que te acerca más y más, sin embargo, es hasta que te colocan los crampones e iniciamos la caminata que tu corazón estalla de emoción, el color, las texturas, el agua, todo es tan perfecto que no te queda más que agradecer por tener la dicha de estar parado sobre una de las maravillas del mundo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s