Reportajes

Shakira se lució en Veléz

Shakira_dorado_buenosaires
Actuación de Shakira en Buenos Aires

Mucho power, luces y bits en el escenario de la barranquillera, que como siempre deslumbró con su sensualidad, carisma y movimientos de caderas.

Estoy  aquí! Así se presento Shakira ante el público porteño, quienes la esperaban ansiosos y con ganas de mover las caderas junto a la barranquillera, que tras 7 años de ausencia dejó el alma en escena.

Casi 2 horas duró “El Dorado”, un espectáculo cargado de muchos bits, juegos de luces y explosiones donde la cantante hizo un rrecorrido por sus 9 albúms, en una especie de playlist delux donde sonaron sus grandes hits.

Inevitable y Antología,  no podían faltar y aunque nos dejó con ganas de Ojos Así , la danza del vientre dijo presenta para acompañar las notas de Whenever Wherever.

Por otra parte, y tal como se ha visto a través de la cuenta de Instagram de la cantante, Amarillo fue de los temas más esperados, capaz por lo emotivo que ha sido durante la gira y el toque personal de la letra, con la cual,  Shakira aprovechó para rendir homenaje a Gustavo Cerati, con quien hizo un par de temas para su disco Fijación Oral.

Y aunque se han visto trozos de su actuación, también hubo sorpresas a lo largo de la noche, como los remakes de Nunca me acuerdo de olvidarte, La la la,  Si te vas, Undernearth your clothes y Loba.

Sin duda, una gran fiesta armo Shakira en Veléz  desde donde se despidió de Buenos Aires bailando cumbia barranquillera con la Bicicleta.

Anuncios
Reportajes

Dónde comer las mejores donas de Buenos Aires

Dónde comer donas en buenos aires
Lemon Pie Donut

Los que amamos comer rico siempre andamos buscando que probar, descubrir sabores que estremezcan nuestro paladar y remover recuerdos que nos hagan sentir feliz.

Esta búsqueda es particularmente desafiante cuando se trata de comer algo que añoramos, ya sea porque estamos lejos de casa o porque hace mucho no probamos algo particular y se genera el antojo.

Eso me pasaba con las donas, hacía mucho que no comía hasta que me fui de mini vacaciones a Santiago de Chile, y me deleité en Dunkin Donuts. Es que sólo de recordarlo me babeo, lo más triste después de devorármela con ganas es caer en cuenta que no las iba a conseguir en Buenos Aires.

Aunque había probado unas muy buenas en el centro, muy cerquita de la Facultad de Medicina en un lugar llamado Magic Donut (de hecho el día que fui por ellas me traje dos docenas con diversos glaseados y rellenos)  por muy ricas que estaban no se acercaban para nada a esa dona cubierta de chocolate y maní que me compraba en una panadería en La Candelaria (un barrio de españoles rodeados de edificios comerciales y residenciales en el centro de la ciudad de Caracas) de chica para ir disfrutando de camino a casa al volver del colegio.

Un día hablando con compañeros del trabajo, de comida por supuesto (un tema que adoro y los demás lo notan) me mostraron por Instagram la cuenta de @donutherapy, y fue amor a primera vista, sin exageración, sólo con ver el feed comienzan a sentir la necesidad de ir por ellas.

donut therapy

La visita al lugar la anduve pateando y pateando, porque mis horarios laborales al ser rotativos no me ayudan mucho y este lugar abre a partir de las 11 de la mañana hasta la 6 de la tarde.

20180923_110229Pero siempre hay un momento en el que se alinea los planetas y me vi ahí en Thames al 1999 parada con un grupo de personas más (les cuento que la gente llega muy tempranito para no correr el riesgo de quedarse sin) esperando que el reloj marcara las 11, abrieran las puertas y comer esas hermosas y rendonditas rosquillas bañadas de sabores tan originales como chocotorta, boston cream, Peanut butter & Jelly, Maple, Cheescake, o las más tradicionales glaseadas, con chispitas de chocolate entre otras que tanto había visto en fotos.

Yo iba empeñada en una de mantequilla de maní con Bacon, pero resulta que esa fue un sabor especial de un día, el cual, no es fijo, va variando y lo anuncian a través de sus redes.  Así que opté por  la de Lemon Pie y Salted Caramel.

La masa es super fresca, esponjosa y ni hablar de los topping, les juro que mí cerebro no sabía si era donut o una lemon Pie lo que estaba comiendo. Y aunque dos son suficientes, quedas con ganas de más, y a los días volví por una de Peanut Butter & Jelly  y la S’mores, y mientras escribo esto no saben lo que me tienta ir por un par más.

Que bueno que llegaron para quedarse!

las mejores donas de buenos aires